Barranco del Infierno


La previsión no era muy buena, daban agua para la hora de comer, pero como no nos apetecía quedarnos en casa decidimos acercarnos al Parque Natural Saja-Besaya para hacer una de las muchas rutas que se pueden realizar en la zona. La elegida, el barranco del infierno, era una ruta que estaba entre las “pendientes”, bonita y fácil, no teníamos el objetivo de llegar a ningún lado, solo andar hasta que el agua nos dejase, para desconectar un rato y disfrutar de la naturaleza.

La ruta no tiene ninguna dificultad, se aparca muy cerca del inicio y se va siguiendo el sendero que va muy cerca del rio Saja. El día esta nublado pero hace calor, y vamos subiendo disfrutando del paisaje, pero sobre todo de la poca gente que vemos, a eso hemos venido…

Al salir del bosque, vemos que las nubes cada vez están mas bajas y empieza a caernos alguna gota pero de momento no nos preocupa. Llegamos a un puente de madera que cruza el rio y sigue el sendero que nos lleva al cueto de la concilia o a los cantos de la borrica. Aquí la lluvia empieza a caer mas fuerte, y decidimos que es un buen sitio para comer, bajo la lluvia eso si, una experiencia a la que no estamos acostumbrados. Sacamos el gore-tex y como vemos que no tiene pinta de parar, nos ponemos el pantalón chubasquero, raincover para la mochila y empezamos la bajada hacia el coche.

Las nubes bajaron mas y mas, y por momentos íbamos metidos en la nube, dándole un ambiente fantasmagórico. Lo mejor de la ruta fue la cantidad de salamandras que vimos, con la lluvia salieron y teníamos que ir con cuidado de no pisarlas. Es la primera vez que veíamos este anfibio, que ya lo había llegado a tener un poco mitificado, ya que nunca me había tropezado con uno.

Una ruta ideal para hacer con la familia y pasar un buen día en la naturaleza, volveremos seguro para intentar subir la concilia.


Album de fotos:


Track:

Descargar fichero kml