Berrea 2018


Cada vez que se acercan estas fechas encontramos a alguien que nunca ha estado en los bosques cántabros escuchando la berrea así que enseguida organizamos una rutilla para disfrutar de este singular ritual. Esta vez la edad de algún miembro del grupo es un poco “diferente” a lo habitual.

Como no podía ser de otra manera vamos a lo seguro y subimos al puerto de Palombera, la experiencia nos dice que para los nuevos es un lugar fácil de andar y con muchas posibilidades de oír e incluso ver a los ciervos berreando. Un primer grupo nos adelantamos e iniciamos la marcha, como no tenemos ruta definida y la cobertura de los móviles por esta zona escasea nos llevamos un walkie-talkie para comunicarnos con el segundo grupo que llegara un rato mas tarde.

Uno de los peores fenómenos atmosféricos que te puedes encontrar en el monte es la niebla y hoy nos ha tocado, no se ve nada de nada, decidimos pararnos a comer algo mientras esperamos a nuestros compañeros. Cuando llegan parece que la niebla tiende a desaparecer así que reanudamos la marcha, pero solo es un espejismo, este año parece que no veremos a ningún ciervo.

Intentamos seguir los berridos que no dejan de sonar pero con esta niebla lo mejor es volverse al coche y dejarlo para otra ocasión, y mas yendo con niños pequeños, es mejor abandonar pronto y que no tengan una mala experiencia para que quieran volver otro día. Una parada para cenar en la herradura de espinilla es el mejor final para este día de berrea pasado por … niebla.



Track:


Descargar fichero kml