Llanos de Hospital – La Renclusa


Ya que teníamos el Lunes Santo libre, el domingo después de skiar en Cerler, estación que no conocía, nos acercamos hasta los Llanos de Hospital, donde hay una estación de ski nórdico, un hotel-restaurante y es la puerta de entrada a multitud de rutas de montaña.

Dejamos el coche en un parking que hay 1 km (aprox) antes del hotel-restaurante y seguimos la carretera que nos lleva hasta el mismo. Nos vamos cruzando con muchos montañeros, skiadores y familias que simplemente han venido a conocer la zona y pasar el día. Al llegar nos encontramos con una terraza con unas vistas espectaculares, hay un parking muy pequeño pero es de pago (3€) y un alquiler para raquetas, ski nórdico, etc. Damos un paseo por la zona y la verdad que las vistas son espectaculares, nos gustó tanto que cambiamos el plan del lunes para hacer una ruta clásica hasta el refugio de la renclusa.

El lunes madrugamos un poco y decidimos dejar el coche en el parking del hotel, nos calzamos las raquetas y cogemos la pista de ski nórdico, esta muy bien indicado para no molestar a los skiadores y no pisar los «railes» que tienen hechos para esta especialidad de ski. Lo primero que nos sorprende es que hay mucha gente, es lunes y pensábamos que íbamos a estar relativamente solos. Como la pista esta pisada para los skiadores nos quitamos las raquetas y seguimos progresando sin mucha perdida hasta llegar a la Besurta, la zona es muy bonita y no sabemos hacia donde tirar las fotos.

Pasada la Besurta, el camino se empieza a empinar y decidimos sacar los crampones, hay muchas huellas y hay zonas muy duras pero también zonas donde nos hundimos hasta la rodilla. El calor aprieta pero seguimos avanzando cumpliendo los tiempos que indican los carteles. Por fin aparece el refugio y como no tenemos mucho tiempo, ya que hoy viajamos de vuelta a casa, hacemos unas fotos, reponemos fuerzas y observamos la cantidad de picos que nos rodean. Por algo esta es la puerta de entrada al Aneto, Madaletas, etc. Algún día intentaremos una cima de estas.

La bajada la hacemos por el mismo camino, con crampones que nos permiten avanzar mucho mas rápido que con las raquetas y con mas seguridad en la bajada hasta la Besurta. Una vez aquí, deshacemos lo andado hasta el coche, nos comemos el bocata y para casa que nos queda un largo viaje. La zona de verdad que merece mucho la pena, volveremos seguro ya que las opciones que ofrece el valle son muchas, ski en Cerler, mucha montaña y muy buen ambiente montañero en Benasque. Lo peor, la carretera, esperemos que la mejoren porque se hace un viaje muy largo desde Santander.


Album de fotos:


Track:

Descargar fichero kml